Nuevo objetivo para la misión Lucy

La misión Lucy de la NASA sobrevolará por primera vez asteroides troyanos que comparten órbita con Júpiter. E incorpora además un destino adicional: el satélite de un asteroide. Faltan menos de dos años para su lanzamiento. Esta primera misión de 12 años y 6.000 millones de kilómetros a los troyanos ya iba a romper récords al visitar siete asteroides durante una sola misión. Ahora, utilizando datos del Telescopio Espacial Hubble (HST), el equipo de Lucy descubrió la novedad. El asteroide Eurybates tiene un satélite. Este descubrimiento proporciona un objeto adicional para que Lucy lo estudie.

La misión Lucy de la NASA persigue un ambicioso objetivo.
La misión Lucy de la NASA persigue un ambicioso objetivo.
Cómo se forman los satélites

«Si tuviera que apostar a que uno de nuestros destinos tenía un satélite, habría sido este», dijo Hal Levison. Es de SwRI (Southwest Research Institute) y es el investigador principal de la misión. «Eurybates es considerado el remanente más grande de una colisión gigante que ocurrió hace miles de millones de años. Las simulaciones muestran que las colisiones de asteroides como la que causó Eurybates y su familia a menudo producen pequeños satélites».

Esto se correlaciona con los grandes objetos del Cinturón de Kuiper. Se cree que son primos de los troyanos. Muestran evidencia de colisiones masivas y pequeños satélites.

«Fue en una reunión del equipo científico de la misión Lucy de la NASA en noviembre pasado. Mi colega Keith Noll señaló un lugar sospechoso junto a una imagen de Eurybates. Rápidamente descargué el siguiente conjunto de datos. Me di cuenta de que el lugar todavía estaba allí, pero se había movido, tal como lo haría un satélite «, dijo en un comunicado Mike Brown de Caltech, miembro del equipo científico de Lucy.

La misión será la primera que visite 7 asteroides.
Una misión pequeña

El pequeño objeto era difícil de detectar. En parte, porque Eurybates es 6.000 veces más brillante que su satélite. Esto implica que tiene menos de 1 kilómetro de ancho. Lo que, si es correcto, lo convertiría en uno de los objetos más pequeños que alguna vez haya visitado una nave espacial.

«Antes de creer que en realidad era real, teníamos que asegurarnos de que un solo satélite realmente pudiera acomodar todos los datos», dijo Cathy Olkin. Es investigadora principal adjunta de la misión Lucy de la NASA. «Utilizamos simulaciones por computadora. Demostramos muchas posibles órbitas de satélites que coinciden tanto con las observaciones donde podemos ver el satélite, como con los momentos en que no lo hacemos».

El equipo recopilará más datos de Hubble a finales de este año para comprender mejor la órbita del objeto.

Fuente La misión Lucy de la NASA tiene un nuevo destino
Artículos relacionados
Comentarios