Lluvia diferente

La naturaleza es muy antojosa y en ocasiones nos muestra situaciones diferentes, como es el caso de lluvias en las que no cae precisamente agua, sino algún ser vivo,  y para las que no se tiene una explicación exacta. 

Lo más extraño de estos casos es que en la mayoría de los casos se elige a una especie determinada. La causa que se les da son los fuertes vientos y trombas marinas que elevan a los animales, y los depositan en otro lugar.

Los tres tipos de lluvia más frecuentes son las lluvias de peces, de batracios, es decir ranas y sapos, y las de arañas. Pero también se conocen casos de serpientes, ratones, pájaros muertos, y aunque parezca extraño lo cierto es que se han registrado innumerables casos a los largo de la historia.

En agosto de 1968 en Brasil se vieron envueltos en una tormenta de unos siete minutos de duración donde lo que caía no era agua, sino carne y sangre, al día siguiente las autoridades analizaron esa carne como morada, de entre 5 y 15 centímetros.

También se tiene registrado que en 1848 en Egipto comenzó una lluvia aparentemente normal, hasta que empezaron a caer peces de un color dorado, cuando analizaron a los peces pudieron saber que se trataba de unos peces procedentes del Mar de Galilea.

Curiosidades relacionadas