Concursante de reality se suicida al no poder soportar el rechazo

La joven de 29 que participaba en “Jjak” (la pareja), un reality show de Corea del Sur, se ha suicidado al no poder soportar el rechazo de sus compañeros.

Estudio sociológico o simplemente divertimento, los reality show han proliferado en estos últimos años como la espuma, eso sí, siempre creando polémica. Y una vez más, sobre todo por este último suceso, los cimientos de este género tan controvertido se tambalean y con más fuerza que nunca.

Chen, que es como se llamaba la joven, apareció ahorcada en el hotel donde se graba este programa. Por lo visto, la concursante se provocó la muerte con el cable del secador y dejó una nota en la que decía: “No paro de llorar. He sido tan desgraciada en la vida que quiero ponerle fin”, según ha informado la policía que está investigando el caso.

El sucedo ha puesto fin de manera precipitada al programa de la SBS que muestra a veinte jóvenes (10 chicos y 10 chicas) buscando el “verdadero amor” en el concurso: imágenes aparentemente idílicas de parejas haciendo picnic y primeros planos de las caras de decepción e ilusión con que los concursantes afrontan su periplo amoroso, con desigual resultado.

Al parecer Chen sí que tuvo varios pretendientes al principio del programa pero al ser finalmente rechazada por estos no pudo soportarlo, tal y como explica su madre quien ha confesado que su hija le había dicho que no podría vivir en Corea del Sur si el programa se emitía.

El trágico suceso ha conmocionado al país así como sucedió en otros casos también recientes de programas de este tipo.

El año pasado la exitosa versión francesa de “Supervivientes” se vio manchada por la muerte de uno de sus concursantes, un chico de 25 años que falleció de un ataque al corazón tras hacer una de las pruebas del programa. Pero no quedó aquí, el médico que le atendió en primer lugar se suicidó poco después.

Hace casi un año otro reality estadounidense, “Buckwild” emitido por MTV, se vio envuelto en la polémica tras la muerte de Shain Gandee de 21 años cuando inhaló monóxido de carbono en un accidente que tuvo con un camión.

En 2010, otro joven de 23 años quedó paralítico al tratar de saltar con unos zancos especiales sobre cinco coches en marcha en un programa de pruebas en Alemania. Se fracturó varias vértebras y se desfiguró la cara.

 

Curiosidades relacionadas