El cerdo peregrino de la China.

cerdo peregrino

El 22 de Febrero, en el pueblo de Tantou, al este de China, un cerdo se escapó de una granja y se arrodilló al llegar a las puertas de un templo budista, dónde permaneció durante varias horas en la misma posición. El animal captó la atención de todas las personas del lugar y nadie pudo lograr hacerle cambiar de posición; únicamente se movió cuando llegaron los monjes y realizaron sus ofrendas. Esta noticia, un tanto amarillista, ha circulado por todos los medios del país asiático y ha generado muchas teorías que pretenden dar una explicación, de las cuales la favorita: la reencarnación de un devoto budista en el animal. El cerdo ha sido bautizado como «el cerdo peregrino».

Las imágenes del mamífero rosado son verdaderamente extrañas: el cerdo se muestra con las patas delanteras flexionadas y el tronco en diagonal (como si rezara). A pesar de todas las posibles respuestas que santifican al cerdo y aumentan la fe de muchos de los presentes en el suceso, son varias las personas que presenciaron el fenómeno e insisten en que el animal cayó por puro cansancio. El lugar donde cayó, probablemente, casualidad.

También es posible que el cerdo sufriera una severa deficiencia de vitamina E, una condición que suele manifestarse con una fuerte debilidad muscular. Esta debilidad podría haber incapacitado al cerdo para mantenerse de pie con sus cuatro patas.

Sea como sea, cuando lo regresaron a su dueño, fue mandado al matadero y se convirtió en comida. Su dueño se arrepintió cuando se enteró de las proezas de su cerdo peregrino e indicó a un medio local que su animal estaba saludable y que nunca había visto algo parecido. “Qué raro, he criado cerdos por muchos años, pero nunca había visto algo así. No debí haberlo matado”, expresó.

Algunos de los allí presentes grabaron al cerdo en un vídeo y lo difundieron vía internet:

 

Curiosidades relacionadas